Materiales publicados

martes, 6 de diciembre de 2011

No hay ninguna ola de crímenes en Perijá, sino de abigeato y guarimba mediática

Lusbi Portillo

El diario La Verdad en su obsesión contra el Gobierno nacional manipula todas las informaciones en el Zulia, en especial las vinculadas con la Sierra de Perijá y sus pueblos originarios. Construye todo una entrampada narrativa periodística para que el lector tenga la sensación de miedo e incertidumbre, que vivimos en la puerta del caos, busca con los títulos y subtítulos, y entre las primeras líneas inculcarnos la desesperanza y la desesperación que entendamos que no hay en el Zulia alguna parroquia que no viva momentos de paz.

En el Municipio Machiques, en la parroquia Libertad, donde se asientan las comunidades indígenas Yukpa, tienes casi un mes machacando que es inoperante las Fuerzas Armadas y los organismos policiales nacionales, la Fiscalía, y las instituciones adscritas al Gobierno Nacional, como el INTI, la Defensoría del Pueblo, entre otros organismos, porque a estas altura no han detenido a Sabino, a sus hijos y demás moradores de la comunidad Chaktapa, o no lo han asesinado luego de tantas denuncias emitidas por dicho diario, en donde se le da luz verde a aseveraciones que un periódico con ética o con voluntad científica no se atreve a publicar, es mas se acomoda muchas veces a dichas amorales aseveraciones las opiniones del diario o del periodista, como por ejemplo de un hecho aislado lamentable ocurrido en una finca aledaña al poblado indígena el Tukuko donde perdió la vida un ciudadano, se lleva a titulares con enormes letras mayúsculas la primera página del diario, de fecha 5 de diciembre de 2011: “OLEADA DE CRÍMENES EN PERIJÁ”, y lo que es peor de inmediato vinculando el título con el subtítulo involucrando descaradamente y sin anestesia alguna a Sabino con el crimen ocurrido (expresado en el título) y con todos los otros los hechos de terror anteriores expresados en el subtítulo: “HACE TRES SEMANAS SE DESATÓ UNA SERIE DE ROBOS, ATRACOS, HOMICIDIOS Y VIOLACIONES. CULPAN AL CACIQUE SABINO ROMERO”; es decir, enumeran la serie de robos, de atracos, homicidios y violaciones (punto y seguido) Sabino Romero.

Esta acusación de “Sabino asesino” es autoría del propio periódico La Verdad cuando ya en el texto sin citar fuente concreta afirma que unos “vecinos sospechan que” es Sabino “el responsable de la escalada delincuencial”, es decir de los robos, atracos, homicidios y violaciones. Y comenzando la nota de prensa que ocupa la portada del diario cita una frase del cacique Yukpa Antonio Romero de la comunidad vecina a la de Sabino, quien es uno de los más acérrimo enemigos conocidos de Sabino, luego de la cacique de Kasmera Amalia Pérez, tarifada de Nicia Maldonado: “Desde que Sabino salió en libertad comenzaron los problemas otra vez”. Es oportuno recordar, y el diario La Verdad lo sabe que Sabino y los otros dos indígenas involucrados en el hecho de sangre del 13 de octubre de 2009 fueron a un juicio que duró 19 meses y salieron “in culpados” libres de cargos, y luego fueron sometidos a la jurisdicción Yukpa y Sabino fue declarado inocente en todos sus cargos entre ellos el de haber violado la esposa de un hijo de un parcelero quien estuvo presente en todo el juicio realizado en el Tukuko, así como el cacique Antonio Romero con su esposa y todos sus hijos, y pudo escuchar vivo y directo el testimonio de quien mató a su hijo Ever Romero de boca del mismo asesino, y no fue precisamente Sabino Romero Izarra; ese fue un juicio concurrido, libre y público, donde estuvo los abogados que en el juicio ordinario impuesto asistieron conjuntamente a Sabino y Alexander Fernández Fernández, los distinguidos y valientes abogados Ricardo Colmenares y Leonel Galindo, periodista de la web Aporrea.org, entre otros; por esta razón es falso y el diario La Verdad lo sabe y miente cuando escribe escudándose en nombre de unos vecinos sin nombres: “Los vecinos sospechan que sabino Romero, cacique liberado en mayo pasado tras estar involucrado en el homicidio de dos yucpas, es el responsable de la escalada delincuencial”.

No son los vecinos es el periodista o el propio diario La Verdad el que miente, criminaliza y acusa a Sabino de asesino, en este escrito no hay noticia nueva, es un refrito periodístico; es un artículo mandado de otros anteriores para crear las condiciones para lograr la ejecución de Sabino, o de su hijo sabinito, y por otro lado pagado por la oposición para desprestigiar al Gobierno al repetir incansablemente que el Gobierno no actúa, es decir no les complace matando a Sabino o allanando su comunidad con una orden de un Juez para detenerlo, con otra orden de un Juez, y abrir un nuevo vicio donde el Gobierno va de nuevo a perder por la sencilla razón que Sabino no está involucrado en robo ni en asesinato alguno; es más ninguno de las personas que estaban en la casa de la finca La Cordillera escucharon ningún “dialecto y lengua yucpa” esto es otro invento del periódico o del periodista, o en lo mejor de los casos de unas de sus dislocadas fuentes “parcelarias”, que nadie en Machiques les cree y que su única destreza personal ha sido cabalgar sobre la desesperación de unos cinco o seis parceleros que se les perdieron unos animales; lo de las 400 vacas fue también un invento, las 400 vacas no es otra cosa como le dijeron a un periodista de Caracas: las sumas de todos los animales que se les han perdidos en todos estos años a los parceleros, es una manipulación, y el Gobierno lo sabe.

Dijo uno de los que trataron de amarrar los tres o cuatro encapuchados, que no hablaban Yukpa, que salieron corriendo de la casa al oír ruido y los perros ladrar, escucharon unos disparos, y en la mañana conseguimos boca abajo muerto al coriano. Ya el pueblo de Machiques sabe como sucedieron los hechos, y que Betty Fernández estuvo por la casa de la familia del muerto, y que el pasado sábado 3 llamó al Diputado José Luis González, Presidente de la Comisión Indígena de la Asamblea Nacional para mentirle descaradamente al afirmar que un grupo de wayuu subirían a donde vive Sabino para matarlo porque éste había asesinado a un paisano. Podría estar montándose la estrategia de detener a alguien para que afirmase luego que fue Sabino.

Consideramos que el CICPC de nuevo no va a repetir ese error. Ya estamos en alerta nacional permanente monitoreando éste y otros sucesos y verdades ocultas escondidas en Perijá y en la memoria histórica de este noble pueblo de Machiques que tanto nos ha enseñado y protegido, y a quien tanto debemos y respetamos.

El gobierno no va actuar como piensan los ganaderos y Betty Fernández, pues no es estúpido, no va a morder ese montado peine guarimbero de la oposición, mucho menos a partir de la muerte de Sabino Romero Izarra.

Sabino es inocente de todo lo que le acusan los embusteros racistas de Fernández, Carrillo y Medina, y sus patrones los ganaderos. Deben pedirle perdón junto a los tarifados Antonio Romero, Jesús Salvador Terán y Amalia Pérez.

No hay comentarios.: