Materiales publicados

sábado, 1 de octubre de 2011

RV: EL DECANATO DE ARTES PLASTICA DE UNEARTE, no le quiere entregar el Título de Técnico Superior de Artes Plástica a los vencedores de la Misión Sucre:

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar


From: Isabel Rivas <ipantonino@gmail.com>
Date: Sat, 1 Oct 2011 12:59:48 -0430
Subject: EL DECANATO DE ARTES PLASTICA DE UNEARTE, no le quie re entregar el Título de Técnico Superior de Artes Plásti ca a los vencedores de la Misión Sucre:

EL DECANATO DE ARTES PLASTICA DE UNEARTE, no le quiere entregar el Título de Técnico Superior de Artes Plástica a los vencedores de la Misión Sucre:

                                                               Por Antonio José Guevara.

.             

El imaginario  que integramos el Programa de Formación de Grado de Artes plásticas de la Misión Sucre, pertenecientes a la Aldea Armando Reverón, ubicado en la Sede de Caño Amarillo, donde funciona el Decanato de Artes Plástica de UNEARTE, nos hemos  visto en la necesidad de manifestar nuestra preocupación, porque después de haber cumplido con todos los requisitos académicos para acezar al Título de Técnico Superior en la Especialidad de Arte Visuales, éste se ha convertido  en un obstáculo para su obtención, puesto que se han dado a la tarea de seguir imponiendo una serie de criterios que impiden que este acto administrativo se lleve a cabo, en donde el retardo procesal  académico y administrativo, se debe a la inexistencia de un mecanismo institucional que permitiera su seguimiento, control y evaluación, las cuales jamás se interesaron porque la Misión Sucre tuviera dentro de sus espacios la importancia que requería y nunca entendieron que era un proyecto de punta del gobierno Bolivariano. Por el contrario se dedicaron a destruir todo lo que el Prof. Sacaría con sus colaboradores realizaron para que se aperturara esta idea de la Municipalización de la educación, llegándose al punto de destruir lo que en un comienzo iba a permitir la inclusión de quienes se encontraban como imaginarios deambulando dentro de los predios de las Artes Plástica. Pero el egoísmo, personalismo, la exclusión se pudo de manifiesto en quienes hoy están a la cabeza de UNEARTE, los cuales manifestaron su intranquilidad por la creación de dicho programa de estudio y lo avances conquistados, puesto que quienes se encuentran usufructuando su autoridad sabían que de forma pasiva podía boicotearlo, negándole cierta logística y operatividad para que funcione y en una actuación poco consonó con lo que plantea la lógica Constitucional Bolivariana, arremetieron para dejar de prescindir, repudiar y eliminar, todo lo que se había logrado cuando era LA UNIVERSIDAD ARMANDO REVERÓN, sin poseer un plan de estudio acorde con el patrimonio conceptual y vivencial de los vencedores, en el que la discriminación, segregacionismo y el endoracismo se convirtieron en su bandera, la cual se manifestó en ver a los vencedores de la Misión Sucre (estudiantes de Artes Plástica) como poco propenso adquirir este conocimiento y es por ello que la conducta manifestada por las autoridades de UNEARTE, no fue para reformar lo que estaba hecho y mejorarlo…, sino para destruirlo y dejarnos a la deriva, bajo la premisa de que no tenemos capacidad y pocas potencialidades para estar a la par del dinamismo y vocabulario que se hace presente dentro del imperio de las Artes (Por ello nos prohibieron entrar a los talleres, al comedor y a ciertas áreas que integran la infraestructura académica y administrativa de la institución). Por otro lado sentimos, que a pesar de un sin fin de denuncia que hemos hecho ante la Oficinas de la Misión Sucres, éstos no le han dado la importancia que ameritan, haciéndose lo no entendido de la problemática y dando respuestas groseras e inadecuadas que no se manifestaban como vía para su solución, sino para que el denúnciate se alejara, los cuales no han tenido el tupé de revisarlas y mucho menos hacerle un seguimiento que permita tener un encuentro proactivo y emprendedor con el Decanato de Artes Plástica de UNEARTE, para las vías más adecuadas que permitan  encaminarse en la solución de la problemática que les hemos planteado. Es decir, pareciera que existiera una actitud poco acorde con su búsqueda y por ello no le han imprimido celeridad, olvidándose que el art.28 constitucional sostiene; "Toda persona tiene el derecho de acceder a la información y a los datos que sobre sí misma o sobre sus bienes consten en registros oficiales o privados, con las excepciones que establezca la ley, así como de conocer el uso que se haga de los mismos y su finalidad, y de solicitar ante el tribunal competente la actualización, la rectificación o la destrucción de aquellos, si fuesen erróneos o afectasen ilegítimamente sus derechos. Igualmente, podrá acceder a documentos de cualquier naturaleza que contengan información cuyo conocimiento sea de interés para comunidades o grupos de personas. Queda a salvo el secreto de las fuentes de información periodística y de otras profesiones que determine la ley". Es decir tenemos todo el derecho de exigirle a las autoridades de la Misión Sucre y UNEARTE porque el retardo que han mantenido para entregarnos el Título Superior de Artes Plástica, el cual ya tiene dos años desde que culminamos la ultima materia y lo que han hecho es ponernos una serie de argumentos que solamente buscan retrasar su consecución y es uno de los motivos que me lleva a sostener que dicha autoridades se han convertido en un apéndice de esa política excluyente que contradice el legado histórico que sirvió de fuentes a lo que estamos viviendo en el país, olvidándose que quienes contribuyeron a la consolidación del Proceso Bolivariano, fueron los grupos, asociaciones e individualidades que nunca han sido favorecidos y que este es un proyecto elaborado por el Gobierno Bolivariano para incluir a quienes se encuentran dentro del área de las Artes Visuales…, puesto que los que nos encontramos dentro de su espectro, sentimos que estamos siendo vejados, menospreciados por esta actitud en el que se deja claro el apéndice de tal conducta y es por ello que desde hace mucho tiempo (Cuatro años) han venido haciéndose la vista gorda, asumiendo una posición negativa con una gran intencionalidad a pesar que nunca tuvieron la disposición de retroalimentan el pensum de estudio elaborado por el Prof. Sacaría[1], y mucho darle legitimidad a nuestra estadía, con el propósito de crear una matriz contraria en el que no se viera el fracaso de una gestión que ha demostrando su incapacidad por la poca voluntad manifestada por las autoridades del Decanato de Arte Plástica de UNEARTE y las Autoridades de la Coordinación de Artes Plástica de la Misión Sucre, por su improvisación, su falta de seriedad, compromiso y humanismo (porque lo que han fallado dentro del enlace.., ha sido MISION SUCRE-UNEARTE, principalmente los gestores que han impuesto, como es el caso de la Lic. Irene Guillen que fungen como intermediaria por parte de UNEARTE y quien en una actitud sórdida, tacaña, prepotente, mezquina, clasista, roñosa e incapaz, ha querido trasladar las incidencia de su irresponsabilidad al Coordinador Jhonny Noguera (coordinador de la Aldea), cuando todos sabemos, el esfuerzo realizado por este funcionario público para darle legitimidad a todos los Grados de Formación dentro de los espacios del Decanato de Artes Plástica de UNEARTE, mientras la Coordinadora de UNEARTE, le ha costado  asumir una conducta sincera, voluptuosa, de interés a la solución  de dicha problemática, pero notamos que su investidura no le deja salir  de su caja de pandora e influir antes el Decanato de la mencionada institución, en el que la imponencia de una estructura unidireccional[2], no deja espacio para la participación y menos para que la capacidad creadora se asuma como fuentes disímiles de expresiones culturales que ha servido de base al desarrollo de otros países, a la cual se le ha dado la potestad de ser un fenómeno único de la especie humana y que en éste momento está jugando un papel importante en el proceso bolivariano que estamos viviendo (cuestión que sus autoridades no comprenden), ya que ella está puesta como enlace para seguir atrasando nuestra permanencia dentro del CONVENIO MISIÓN SUCRE-UNEARTE.

Por el contrario…, dichas autoridades y sus voceros lo que han hecho es profundizar  las asimetrías…, lo cual ha conllevado a la pérdida de la solidaridad orgánica, proporcionalidad, equidad, etc., que se expresa en una marcada discriminación que ha conllevando a que no existan iniciativas de organización que fomenten la actividad artístico-cultural de parte quienes se encuentran en el medio, porque se ha afectado su dinámica interna (estima) para darle vida a una gestión, que pasa por encima del contenido expreso y mandato que se encuentra plasmado en la Constitución Bolivariana, en vista que han hecho caso omiso de sus contenidos y en una actitud negadora, se han caracterizando por imponer una política de oídos sordos, para plantearse una lineamientos clasista, reduccionistas y excluyentes (Nótese que se le niega a los vencedores de la Misión Sucre el servicio de comedor, como el uso de los talleres), en el que la imaginería para la afirmación de nuestras identidades culturales se echan a un lado, porque nos ven como actores pasivo, incapaces de producir nuevos tendencias y conocimiento artístico.

En este sentido, la conducta sordina que mantienen las mencionadas autoridades que rigen el organismo mencionado con respecto a nuestra situación dentro de dicha institución artística-cultural se ha intensificado, porque vemos que se vienen  caracterizado por poner una serie de obstáculo, a sabiendo que no gozamos de tal investidura y en el que se nota que el retardo se está convirtiendo en su herramienta feroz para atrasarnos y no reconocernos como individuos capaces de entender que instituciones como las artes, proporcionan roles preexistentes en los que el individuo puede desarrollar sus especiales capacidades, ya que son tan importante dentro de una sociedad porque permiten la realización del nuevo ciudadano que necesita la Republica Socialista Bolivariana que se encuentra en transición. Enfoque que no permitido elevar nuestro autoestima como vencedores, producto de esa conducta contradictoria que ha venido alimentado supuestos que lo podemos encontrar en el ambiente y en los espacios que hacen parte de la institución y en el que pareciera que se nos estereotipa…, como sujetos poco racionales sin capacidad de obrar, gozar,  pensar y discernir sobre el quehacer artístico venezolano…, lo cual ha conllevado a que se imponga la subestimación, discriminación, dogmatismo, sectarismo, el formalismo declarativo y el irrespeto a la diferencia, transformándose en barreras que nos consideran como no capaces de construir nuestro propio destino

 

    Esto quiere decir, que no se ha fortalecido una educación centrada en la participación, en donde los participantes se convierten un sujetos activos que deben ser oídos en cuanto a lo que quieren, necesitan y aspiran, puesto que dicho sistema de estudio no solamente se debe fundamentar…, en fomentar y contribuir a su desarrollo intelectual y espiritual solamente, sino que debe de estar alineados en función del nuevo ciudadano que queremos, en el que su estadía en dichos predios, debe convertirse en una apuesta para la independencia en lo personal, político, cultural, ideológico y tecnológico, enmarcado en un proyecto de país que ha definido sus propios objetivos en base a nuestra propia historia, problemáticas, necesidades, exigencias y sueños, con la intención de cambiar la lógica de la depredación, a la cual, no se le está proporcionando, la importancia que amerita y es por ello que no les importa fortalecer nuestra dimensión vocacional y `poner un grano de arena que garantice el acceso a una educación integral, dialógica, transformadora y de calidad que permita revitalizar y estimular un aprendizaje en el que nuestras utopías se conviertan en el devenir del futuro. Por el contrario, nos hemos encontrados con un conjunto de obstáculos que dejan entrever un aprendizaje que no tiene la intención de incentivar procesos creativos e innovadores que conlleven a que su energía se expanda y provoque reacciones que permitan  hacer construcciones en el marco de la interculturalidad, la convivencia pacífica, en el que el Ideario Bolivariano y los conceptos de patria se fortalezcan en los espacios de UNEARTE y que éstos a la vez, se conviertan en una experiencia enriquecedora que acabe con los pensamientos fosilizados que no han permitido el fortalecimiento de nuestro patrimonio conceptual y de esta manera avanzar en contra de la exclusión y asimetrías que lo que hacen es robustecer el derroche de indiferencia que se congrega en este tipo de conductas.

 

 

 

 

 

 

Por Antonio José Guevara

Estudiante del grado de Formación

de Artes Plástica  de la Misión Sucre



[1]  El cual se adaptaba a la idiosincrasia de sus participantes, en el que más bien se buscó fortalecer nuestro hacer y que los espacios de la Universidad se adaptaran a nuestra realidad.

[2]  Ha venido funcionando dependiendo de los intereses de quienes controlan el monopolio de las artes visuales en el país.



No hay comentarios.: