Materiales publicados

jueves, 27 de octubre de 2011

La bolas de Pablo Pérez





José Marín Silva

La capacidad de Pablo Pérez Álvarez para mentir y manipular a la opinión pública quedó al descubierto. En los afanes por ser candidato presidencial de la oposición, con miras a los comicios del 2012, en un intento desesperado por desalojar a Hugo Chávez de Miraflores, el Gobernador del Zulia sigue moviendo sus piezas con los dineros públicos para aparecer en cualesquiera escenario, incluso, en los certámenes de la belleza como Miss Venezuela 2011, como el salvador de la patria, para lo cual estaría dispuesto a pagar casi 4 mil millones de bolívares. El cinismo de Pablito no tiene límites cuando es capaz de derrochar los recursos económicos que le envía el Gobierno nacional y, al mismo tiempo, se mofa de más de 60 mil trabajadores activos, jubilados y pensionados que tomaron la calle para reclamar lo que por derecho les corresponde. Contrario a la prédica de este esperpento de AD y Un Nuevo Tiempo que sólo en tres años de gobierno ha dilapidado más de 10 billones de bolívares, dejando a los zulianos en el estero.

El pasado 11 de octubre de 2011 un grupo de trabajadores liderados por los representantes gremiales Liliana Marrufo y Raúl González, entre otros, interpuso un recurso en el Juzgado Superior en lo Civil y Contencioso Administrativo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia para solicitar una medida cautelar innominada de inmovilización de fondos contra la Gobernación del Estado Zulia sobre un crédito adicional, aprobado por la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, con fecha 20 de septiembre de 2011, lo cual asciende a CIENTO SETENTA Y SEIS MILLONES CUATROCIENTOS VEINTE MIL NOVECIENTOS CUARENTA BOLÍVARES (Bs. 176.420.940,00), en cuyo petitorio plantean “se decrete medida cautelar innominada a los efectos de ordenar la inmovilización de OCHENTA Y CUATRO MILLONES QUINIENTOS DOCE MIL NOVECIENTOS VEINTINUEVE BOLÍVARES CON CUARENTA Y TRES CÉNTIMOS (Bs. 84.512.929.43)... deduciendo del monto total del crédito adicional en referencia la cantidad designada al pago de los aguinaldos del personal que asciende a un monto de NOVENTA Y UN MILLONES NOVECIENTOS OCHO MIL DIEZ BOLÍVARES CON CINCUENTA Y SIETE CÉNTIMOS (Bs. 91.908.010, 57)”. Esta cifra sería depositada en la cuenta corriente de la Gobernación del Zulia Nº 0116-0128-61-0181250713 del Banco Occidental de Descuento (BOD).

En atención al expediente Nº 14.318 y al recurso incoado por los actores, asistidos en ese acto por el abogado Carlos Machado del Gallego, la jueza Gloria Urdaneta de Montanari, titular del mencionado Juzgado, con fecha 13 de octubre de 2011, declaró procedente la medida cautelar innominada hasta la resolución definitiva de la acción principal, ordenando al Banco Occidental de Descuento, Banco Universal, C.A., la inmovilización de OCHENTA Y CUATRO MILLONES QUINIENTOS DOCE MIL NOVECIENTOS VEINTINUEVE BOLÍVARES CON CUARENTA Y TRES CÉNTIMOS (Bs. 84.512.929, 43) de la cuenta Nº 0116-0172—3102-00637240 y, al mismo tiempo, el Tribunal advertía a la Gobernación del Estado Zulia que los restantes “NOVENTA Y UN MILLONES NOVECIENTOS OCHO MIL DIEZ BOLÍVARES CON CINCUENTA Y SIETE CÉNTIMOS (Bs. 91.908.010, 57), sólo podrán ser destinados al pago de aguinaldos, so pena de incurrir en desobediencia a la autoridad judicial”.

¿Qué ocurrió?. Cáiganse pa´ atrás. El oficio Nº 1934-11 de la causa Nº 14.318, del 13 de octubre de 2011, no fue recibido en esa fecha, sino al día siguiente el viernes 14 de octubre, tiempo suficiente para que Pablo Pérez Álvarez y sus acólitos notificados de la medida por “sus amigos” en presunto contubernio con representantes de la entidad bancaria “rasparan la olla” y transfirieron de la citada cuenta corriente del BOD a otra entidad bancaria la cantidad de CIENTO SESENTA Y SIETE MILLONES SEISCIENTOS DIEZ MIL CIENTO OCHENTA Y SIETE BOLÍVARES CON SETENTA Y SIETE CÉNTIMOS (Bs. 167.610.183,77), para burlar con ello la decisión del Tribunal en evidente desacato a la autoridad judicial y dejando ilusoria la petición de miles de trabajadores que han sido víctimas de una campaña desmedida por los medios de comunicación financiados por el Gobernador del Zulia. La desfachatez de Pablo Pérez llegó al extremo de movilizar una flota de autobuses con estudiantes becados del programa Jesús Enrique Lossada (JEL) hacia el Tribunal de la Causa, con el alegato de que los recursos embargados pertenecen a los 35 mil bachilleres que financia la Gobernación, aun cuando no dice que dos de cada tres estudiantes del programa JEL son activistas de Un Nuevo Tiempo.

A los gremios sindicales afectos a su organización política les dio instrucciones de movilizarse so pena de perder sus prebendas. En tanto, los trabajadores se encuentran indignados y el delito continúa creciendo en el Zulia, el precandidato presidencial sigue en campaña por otros estados del país asegurando que en el Zulia, ¡Venezuela es grande!. ¡Qué bolas tiene Pablito!.

No hay comentarios.: