Materiales publicados

sábado, 9 de abril de 2011

Walid, el héroe de la oposición encalcada con el polvito maldito.



Omar Ignacio Pinto.


Ya Walid Makled conoce de su destino; y a lo mejor la tónica recomendada por sus defensores le obligue a soltar la lengua y abrir la bocota que encienda el ventilador con ciertos aires verídicos hacia quienes hasta ahora, le han ofrecido villas y castillos que ya comienzan a ceder en el cimiento de sus bases flotatantes. El mal oliente y marrón chorreo debe haber comenzado a manchar muchos interiores y muchas pantaletas de finísima marca; por lo que me supongo, se debe haber iniciado una estricta vigilancia y un control de inteligencia exhaustivo para que su propulsión no active la estampida de muchas y muchos que hace rato tienen listas sus maletas, para cuando llegue el momento crucial endilgarse el “honroso” título de perseguido o preso político, en cuanto le llegue la hora de echarle el guante.

De ahí, veremos gente que se resguardó y escudó bajo el “rojo rojito”, y actuó con la naturalidad del disfraz, del blanco puro, del amarillo pupu, del verde desesperanza y de otra gama derivada del colorido partidista; todos ellos tienen el pupu a puerta de ano y, los retortijones intestinales están al grado de cólico nefrítico; son incontrolables y desesperantes, y por mucho que tengan poderosos padrinos; éstos, andan en igual condición; vale decir, sería como si encontrasen 2 mochos para rascarse , algo así, como una exasperada picazón cutánea exterior e interior compartida.


La D.E.A. y la C.I.A. ya le dieron directrices e instrucciones precisas al reo, y el objetivo primordial es enlodar al comandante de la revolución Bolivariana, pero como ya están cansados de las bajadas de mula y chuleo por los inoperantes e incompetentes de la oposición, de seguro, le dieron carta blanca para que joda tras su declaraciones denunciantes y negociadas, a unos cuantos exprimidores de oficio del bolsillo imperial y del ajeno, que solo estorban y no producen nada. Eso hiere el orgullo pitiyanqui en su superlativo complejo de mando. Pero no olvidemos que la duda es gratuita; unos ya habrán hecho maletas con antelación y no se van para no despertar sospechas y haber si pasan por debajo de la mesa, pero otros están tan cagaos que no soportan la presión y arrancaron con la excusa del viaje de negocio no retornable.

Por otro lado, a Santos no le queda otra que entregarnos a Walid Makled y solicitó permiso a su amo del norte exponiendo o justificándose por la presión que le está ejerciendo la oligarquía colombiana para que no rompa o empañe de nuevo el delicado cristal de las negociaciones fronterizas y otras con Venezuela. Que aporta fabulosos dividendos monetarios. Así que al turquito traficante lo convencieron ofreciéndole que a un futuro no muy lejano le programarán una espectacular fuga planificada, algo así, como la de Larry Tovar. Es por eso que es recomendable un especialísimo plan de seguridad para que tal argucia no llegue a feliz término.

Es inimaginable lo cuantitativo que van a producir las inmediatas y futuras expropiaciones de bienes mal habidos de toda índole, tanto de Walid Makled como de sus acólitos y que van a ir a parar al gobierno, y por ende adjudicados en lo inmediato a manos del pueblo ejecutor. El gran emporio del lavado de dinero va intentar fraguar bajo la urdimbre mediática sus fraudes justificativos para sacar sus valores fuera del alcance del legislado del país; y por ello, se hace menester meter la lupa macroscópica y microscópica a todo lo que huela a talco.

La gran olla hierve, y sus vapores buscan escapes para aliviar la presión que establezca el reposo necesario, pero tan igual que las supuestas pailas del infierno, es más la candela que el alivio; y la implosión interna, acusa la gran explosión que esparcirá sus gases casi hecho lava y, no habrá carne humana que se salve de su purificación. Los grandes creyentes religiosos también están muy bien salpicados e impregnados de las polvoriles evidencias que les delatará ante la opinión pública, y a lo mejor, nos tocará visualizar algunas reminiscencias de los escándalos de IV, su aminorada meriotocrática sociedad civil y su intachable e intocable democracia, y que hoy reposa en los mausoleos de sus políticos jardines celestiales repletos de sirios y velas sin la luz de la tan anhelada resurrección cuarteriana.

Damas, caballeros y afines; el arpa venezolana en sus 32 o 34 cuerdas está transportada al tono correspondiente, las maracas con sus capachos precisos, el cuatro afinadito y el bajo bien entonado en su profundidad sonora; así, que a ponerse las alpargatas, porque lo que les toca es bailar joropo trancao, y el polvo que se levante del patio judicial no podrá ser alucinante, ya que a los jueces les está prohibido pasarse la canal de su mano derecha o izquierda entre el pulgar y el índice por los orificios respiratorios. Llegó la hora de arreglar cuentas; y por mucho pataleo, el que va pá la picota no lo salva ni bambarito.

No hay comentarios.: