Materiales publicados

NOTICIAS AL INSTANTE EN LA RED

Loading...

jueves, 16 de abril de 2009

BIOGRAFIA DE FABRICIO OJEDA (1929-1966)




Fabricio Ojeda 1929-1966 Periodista y guerrillero venezolano nacido en Boconó el día 6 de febrero de 1929 y asesinado [«suicidado»] en Caracas, en los calabozos del Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (SIFA) el 21 de junio de 1966.

Periodista de La Calle, El Heraldo y El Nacional, representando a la Unión Republicana Democrática URD, alcanzó gran protagonismo en 1958 como Presidente de la Junta Patriótica (singular movimiento integrador nacional por encima de intereses particulares e ideológicos) que logró terminar política y militarmente con la dictadura que el teniente coronel Marcos Pérez Jiménez había establecido en Venezuela al asumir la Presidencia de la República en diciembre de 1952, y que supuso su derrocamiento por parte de las Fuerzas Armadas y su huida en el avión Vaca Sagrada hacia la República Dominicana el 23 de enero de 1958. Fabricio Ojeda realizó entonces la primera alocución pública tras producirse el vacío de poder, llamando a la tranquilidad patriótica: «Este no es el momento de la venganza.» Tres días antes, el 20 de enero de 1958, ya se había producido el «pacto de Nueva York» [en presencia de Maurice Bergbaum, jefe de Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado de los Estados Unidos del Norte de América] entre Rómulo Betancourt (de la socialdemócrata Acción Democrática AD), Rafael Caldera (del socialcristiano Comité de Organización Política Electoral Independiente COPEI) y Jóvito Villalba (de la nacionalista Unión Republicana Democrática URD), por el que los representantes de estos tres partidos sellaban su solidaridad frente a la tiranía militar de Pérez Jiménez, pero marginando, de paso, al también opositor Partido Comunista de Venezuela. Acuerdo reafirmado el 31 de octubre de 1958 en el «pacto de Punto Fijo» –nombre de la residencia de Rafael Caldera– cuando se comprometieron a respetar el resultado electoral y establecer un gobierno de unidad nacional (segundo pacto del que expresamente se orilló al Partido Comunista de Venezuela, pese a que había formado parte de la Junta Patriótica). En las elecciones generales de 1958, de las que resultó elegido presidente Rómulo Betancourt (1959-1964), fue elegido Fabricio Ojeda diputado, de la URD, al Congreso Nacional, por el Distrito Federal. Se cumplió el pacto de Punto Fijo, el gabinete Betancourt lo formaron adecos, copeyanos y urredistas, y el tripartito se repartió entre su militancia cargos y gobernaciones... hasta que la URD se retiró del gobierno y del pacto en 1962, año en el que surgen las primeras guerrillas organizadas de Venezuela en el siglo XX, inspiradas por el ejemplo triunfante de la revolución cubana. Fabricio Ojeda, maestro, periodista y diputado, estudioso de la independencia de Cuba y admirador de la revolución cubana (que conoció directamente en sus primeros meses, al residir un tiempo en Cuba en 1960), renunció a sus cargos en 1962 y se unió a las guerrillas. Ese mismo año de 1962 apareció publicado en La Habana su libro Presencia revolucionaria de Martí. Se hizo famosa su carta de renuncia como diputado, de 30 de junio de 1962.
Fabricio Ojeda fue uno de los fundadores de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional FALN, constituidas formalmente el 1º de enero de 1963 (al agruparse el Frente José Leonardo Chirinos –Douglas Bravo, Elías Manuitt Camero–, el Movimiento 2 de Junio –comandante Manuel Ponte Rodríguez, capitán Pedro Medina Silva–, la Unión Cívico Militar –teniente coronel Juan de Dios Moncada Vidal, comandante Manuel Azuaje–, el Movimiento 4 de Mayo –capitán Jesús Teodoro Molina, comandante Pedro Vargas Castellón– y el Comando Nacional de Guerrilla). En las guerrillas llegó a obtener el grado de comandante y presidió el Frente de Liberación Nacional FLN en el distrito Argimiro Gabaldón. Detenido fue sentenciado por un Consejo de Guerra a 18 años de presidio por Rebelión Militar. Pero recluido en la cárcel de Trujillo logró fugarse en compañía de otros compañeros. Apresado de nuevo en junio de 1966 en Caracas, fue asesinado cuatro días después (aunque en la versión oficial se aseguró suicidio). En febrero de 1967 apareció en La Habana el primer número de la revista Pensamiento Crítico, que se convirtió en aquellos años en uno de los instrumentos doctrinales en la expansión de la revolución latinoamericana, y los responsables de la agitprop cubana escogieron sendos textos de guerrilleros muertos el año anterior (el sacerdote guerrillero colombiano Camilo Torres Restrepo en febrero de 1966, y el periodista guerrillero venezolano Fabricio Ojeda en junio de 1966) para inaugurar aquella significativa revista. Así se le presentaba entonces: «Fabricio Ojeda. Apareció en la vida política nacional venezolana como presidente de la Junta Patriótica que derrocó a Pérez Jiménez en 1958. Fue diputado de la URD en las elecciones de ese mismo año. Vino a Cuba en 1960 y permaneció algún tiempo entre nosotros. Se incorporó al movimiento guerrillero en 1962, siendo detenido pocos meses después de haberlo hecho. Posteriormente se fugó de la cárcel. Murió en julio de 1966, asesinado por miembros de los cuerpos represivos del régimen de Raúl Leoni. Ostentaba, al morir, el cargo de Presidente de la Comandancia FLN-FALN.» (Pensamiento Crítico, La Habana, nº 1, febrero de 1967, pág. 158.) El 16 de abril de 1967 un suplemento especial de la revista Tricontinental publicaba el famoso mensaje de Ernesto Che Guevara (que organizaba entonces en secreto la guerrilla en Bolivia): «Crear dos, tres... muchos Viet-Nam, es la consigna», en el que puede leerse: «En el marco de esa lucha de alcance continental, las que actualmente se sostienen en forma activa son sólo episodios, pero ya han dado los mártires que figurarán en la historia americana como entregando su cuota de sangre necesaria en esta última etapa de la lucha por la libertad plena del hombre. Allí figurarán los nombres del Comandante Turcios Lima, del cura Camilo Torres, del Comandante Fabricio Ojeda, de los Comandantes Lobatón y Luis de la Puente Uceda, figuras principalísimas en los movimientos revolucionarios de Guatemala, Colombia, Venezuela y Perú.» El recuerdo de la figura de Fabricio Ojeda se ha visto potenciado en Venezuela en los primeros años del siglo XXI, consecuencia en buena medida del acercamiento de la revolución democrática bolivariana de Hugo Chávez a la revolución cubana (puede verse «Venezuela y Chávez, la constitución y el crucifijo», en El Catoblepas, nº 3, mayo 2002). Así, el viernes 17 de mayo de 2002, poco después de la intentona socialdemócrata y socialcristiana contra el presidente constitucional Hugo Chávez, el periódico La Jornada de México podía publicar orgulloso la siguiente noticia, magnífico ejemplo de la presencia que mantiene el recuerdo de Fabricio Ojeda cuarenta años después: «Reconocen la veraz cobertura informativa del diario durante el frustrado golpe. Catorce organizaciones venezolanas otorgan el galardón Fabricio Ojeda a La Jornada. El premio fue entregado por el embajador de ese país en México, Lino Martínez Salazar. Catorce organizaciones de venezolanos ubicadas en distintos países de América Latina otorgaron ayer a esta casa editorial el reconocimiento Periodismo veraz: Fabricio Ojeda, por la información difundida durante el mes de abril en torno al golpe de Estado en contra del gobierno de Hugo Chávez. El embajador de Venezuela en México, Lino Martínez Salazar, entregó el galardón y destacó que el nombre de Fabricio Ojeda es emblemático en su país, ya que fue un héroe de la lucha en contra de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, y posteriormente trabajó en contra del engaño que se estaba haciendo al pueblo venezolano cuando, a la caída del dictador, los principales partidos políticos firmaron un acuerdo para apoyarse en el ejercicio de gobierno y no rendir cuentas ante la ciudadanía. Tal situación agudizó las luchas políticas y sociales en Venezuela, al extremo de hacer surgir un movimiento guerrillero urbano y rural. Fabricio Ojeda fue presidente de la Junta Patriótica, órgano de unidad del pueblo para derrocar la dictadura, y más tarde abandonó el partido de la Unión Republicana Democrática –una de las organizaciones involucradas en el pacto– para unirse a la guerrilla. Cayó preso y poco tiempo después apareció muerto. El gobierno dijo que se había suicidado, pero eso era inconcebible debido a sus ideales. La población nunca creyó el cuento del suicidio de Fabricio y éste pasó a ser un símbolo de las luchas del pueblo venezolano, refirió el embajador, al destacar la importancia de que este reconocimiento se haya entregado a La Jornada. [...] El reconocimiento Fabricio Ojeda está signado por el Comité Simón Bolívar, la Red de Amigos de Venezuela y el diputado a la Asamblea Nacional, Israel Sotillo, aunque cuenta con el apoyo de otras 12 agrupaciones.» El viernes 18 de junio de 2004 la Contraloría General de la República de Venezuela difunde la siguiente nota de prensa, en la que anuncia el acto previsto para el día del aniversario del asesinato de Fabricio Ojeda, convertido en símbolo de las inmejorables relaciones del momento entre la Venezuela de Hugo Chávez y la Cuba de Fidel Castro: «Reedición de la obra de Fabricio Ojeda. Presencia Revolucionaria de Martí. A través de esta reedición se rinde homenaje no sólo a José Martí, sino también a Ojeda, pues si algo los une es que ambos fueron consecuentes hasta el final, como hombres auténticos de palabras y acción. Este lunes 21 de junio a las 11 de la mañana se realizará la presentación de la reedición del libro Presencia Revolucionaria de Martí del periodista Fabricio Ojeda, en la Casa José Martí, ubicada en la parroquia Altagracia, de Veroes a Jesuitas. El acto contará con la presencia del Contralor General de la República Bolivariana de Venezuela, Clodosbaldo Russián, quien escribió el prólogo de la publicación. Dicha reedición está a cargo del Instituto de Altos Estudios de Control Fiscal y Auditoría de Estado, Fundación Gumersindo Torres (COFAE), institución auspiciada y dirigida por la Contraloría General de la República. La obra forma parte de la colección Buen Ciudadano, una acción editorial enmarcada también en la misión de promover el fortalecimiento del Poder Ciudadano, a partir de una sólida conciencia crítica fundada en la educación y la cultura. Apóstol de la causa popular. Fabricio Ojeda, comunicador social venezolano autor del libro, fue en vida un activo dirigente político y luchador social comprometido con la igualdad y la justicia entre los seres humanos. A través de su obra Presencia Revolucionaria de Martí 'nos deja a Martí en toda su extensión humana, la cual va desgranando sin prisa, en el entendido de dejarle a las nuevas generaciones el conocimiento de un líder revolucionario, siempre presente y al frente en las batallas que emprenden los pueblos oprimidos de la tierra'. A través de esta reedición se rinde homenaje no sólo a José Martí, sino también a Ojeda, pues si algo los une es que ambos fueron consecuentes hasta el final, como hombres auténticos de palabras y acción.»

4 comentarios:

Anónimo dijo...

FUERA CHAVEZZZZZZZZZZZZ........ Somos mayoria...

"eddy" dijo...

ni el tiempo borrara la entrega heroica i valiente de un periodista con ideales revolucionarios y entregado por entero a una causa justa que como unico premio es la muerte'son pocos los periodistas que se entregan por entero a defender atodo un pueblo que a estado oprimido y explotado por la tirania'fue por el camino que los hombres que quedan plasmados en la historia de los pueblos como camilo y el che i muchos autenticos lideres revolucionarios que dieron sus vidas por mejores dias para las generaciones futuras sea como un ejemplo inmortal para los cambios politico y social y revolucionario que dejo el compañero fabricio ojeda'hasta siempre'eddy

Anónimo dijo...

NO VOLVERÁN!!!!

carmenza dijo...

le doy gracias a dios por hombres como fabricio que han mantenido en alto sus ideales y no se han dejado comprar con una cuota de poder, esos son los hombres que necesitamos hoy, para terminar de consolidar esta revolución tan hermosa. ¡viva chavez!